Río de Janeiro, victimizado por los narcotraficantes

Los agentes de policía táctica están enfrente del Intercontinental Hotel, en la playa de Sao Conrado, Río de Janeiro, Brasil, el 21 de agosto de 2010. (c) ANTONIO SCORZA/AFP/Getty Images

Escrito por Francisco Ciampolini, specialista de país de Brasil para Amnistía Internacional EEUU

Río de Janeiro salta a las primeras páginas de nuevo. Pero esta vez los artículos no se tratan de su futuro papel como la sede de la Copa Mundial en 2014 o las Olimpiadas en 2016 sino la violencia en la ciudad.

El 21 de agosto 10 narcotraficantes armados hasta los dientes invadieron un hotel de cinco estrellas en Río de Janeiro. Tomaron más que 30 rehenes por más que dos horas. Se encuentra el InterContinental Hotel de Sao Conrado cerca de Vidigal y Rocinha, las cuales con las favelas más grandes en Río. Según la policía local, un hombre entró el hotel para escapar de los disparos de la policía. Aunque se pusieron en libertad los rehenes, una mujer murió durante el enfrentamiento entre la policía y los narcotraficantes.

Desafortunadamente, eso no es caso aislado de violencia en Rio de Janeiro.

Acontecimientos como éste son sólo la punta del iceberg de la violencia endémica llevada a cabo por la industria narcotraficante en Río. Narcotraficantes y milicias hacen las regiones pobres un poder ‘paralelo’, lo cual deja el gobierno con poco control en estas comunidades. Amnistía Internacional cree que con el uso del poder para los fines políticos y económicos, las milicias amenazan las vidas de miles de residentes y incluso las instituciones del estado. Las autoridades públicas, los agentes de policía y incluso los jueces reciben amenazas de muerte de las milicias. Las autoridades estatales prepararon una serie de operaciones para combatir las actividades de las milicias, resultando en varios arrestos, pero hasta ahora estos esfuerzos no son suficientes para poner fin a la violencia en Río.

Las autoridades deben invertir en la seguridad de Brasil, no sólo para ser la sede de eventos como las Olimpiadas sino también traer paz y seguridad a la población local, la cual está harta de vivir en temor y marginalizada en la sociedad.

Amnistía Internacional EEUU quiere una conversación animada y cortés que sigue las normas de nuestra comunidad. Los comentarios no son revisados antes de ser publicados pero Amnistía se reserva el derecho de borrar los comentarios que violan las normas de nuestra comunidad.

4 thoughts on “Río de Janeiro, victimizado por los narcotraficantes

  1. Broadcast satellite "in the Star on the 9th," was successfully launched in
    June last year, it can be said is a milestone in the field of live satellite event.
    Much of your best players marketplaces in the united states are supervised.
    You will need an outside antenna to get clear reception on your radio.

  2. If you find it a bit maddening to follow the daily
    fluctuations of the scale even though you are eating properly, pick three days of the
    week on which you will always weigh yourself (for
    example, Monday, Wednesday, and Friday). Avocados- Although not my
    favorite, are high in fats, the good ones. Now, the average
    healthy amount people are supposed to lose is
    2 pounds per week.

  3. You don't have to hit the gym for two and three hours each day to lose weight, but it does help to squeeze in 30 minutes of physical activity each day. Vinson had participants keep their normal diet and exercise routines (or lack thereof) and merely added the green coffee. Hence, broccoli is a must-add ingredient in your vegetarian weight loss diet.