¡Tenemos un tratado del comercio de armas!

arms-trade

 

¡Después de semanas de negociaciones intensas a la Conferencia de las Naciones Unidas, incluyendo los obstáculos amargos creados por Irán, Siria y Corea del Norte, un tratado final fue adoptado!  El tratado prohíbe las transferencias de esas armas que serían usadas para cometer genocidio, crímenes en contra de la humanidad, y crímenes de guerra.

Ahora, estamos más cerca que nunca a la regla de oro que hemos propuesto por más de diez años: “Los gobiernos necesitan prevenir las transferencias de armas cuando hay un riesgo sustancial que serían usadas para cometer transgresiones serias contra los derechos humanos.”

Lo más importante es que estamos más cerca que nunca a ganar esta lucha que tiene más de veinte años. Mientras este tratado es una victoria grande, todavía hay mucho trabajo. El tratado es adoptado pero “dormido”-necesita ser firmado y ratificado por 50 países antes de que entre en vigor.  La Amnistía Internacional de los Estados Unidos exige que la administración de Obama y el Congreso de los Estados Unidos tome posición fuerte para los derechos humanos por firmar y luego ratificar este tratado importante.

Como se puede imaginar, interesas especiales y poderosas como el lobby del NRA ya están movilizandose para debilitar nuestras esfuerzas de ratificar el tratado del comercio de armas en Estados Unidos. Por eso, es integral que nos realicemos esta meta.

Cuando los estados miembros empiezan a firmar el tratado el 3 de junio, queremos que Presidente Obama sea el primero en la fila. En los meses que vienen, habrá más información sobre nuestra lucha continuada. No dejaremos de luchar hasta que las familias alrededor del mundo sean protegidas de la violencia armada.

 

ONU empieza conversaciones claves sobre el tratado de flujo de armas

En la ONU están teniendo lugar conversaciones previas a las negociaciones definitivas en torno a un Tratado global sobre el Comercio de Armas. © Dan Nguyen

Las atrocidades que se están cometiendo en Siria vuelven, una vez más, a centrar la atención de la ONU, ya que hoy la alta comisionada para los derechos humanos, Navi Pillay, informa a la Asamblea General sobre el empeoramiento de la situación actual en el país.

Sin embargo, en otro rincón del ingente complejo de la ONU en Nueva York el asunto que centra todas las miradas va más allá de la tragedia en Siria, pues forma parte de algo mucho más grande. El comercio global de armas, municiones y equipamiento relacionado avanza hacia una regulación apropiada: un Tratado sobre el Comercio de Armas.

En todo el mundo se han cometido graves abusos de derechos humanos mediante el uso de una gran variedad de armas. El saldo son cientos de miles de personas asesinadas, heridas, violadas y obligadas a abandonar sus hogares.

LEER EL RESTO DE ESTA ENTRADA

Transferencias de armas: A los Estados les encantan los secretos, pero nosotros queremos hechos

Por Alaphia Zoyab, encargada de comunicaciones online del Secretariado de Amnistía Internacional.

Pocos gobiernos están dispuestos a actuar para acabar con la circulación de armas ilegales. © UN Photo/Albert Gonzalez Farran

Todos los gobiernos dicen que quieren acabar con la circulación de armas ilegales, pero tras escuchar a muchos de ellos hoy en la ONU, parece evidente que son pocos los que están dispuestos a hacer algo al respecto.

Esto es así porque una mayor implicación se traduciría en una mayor transparencia a la hora de informar sobre la transferencia de armas, lo cual provoca un inmediato malestar entre los gobiernos.

Las conclusiones de Amnistía Internacional demuestran que la mayor fuente de armas ilegales proviene de desviaciones desde arsenales legales y del comercio autorizado. No obstante, como los actuales informes de los gobiernos sobre importaciones, exportaciones y transferencias de armas son tan deficientes, resulta prácticamente imposible esclarecer cómo y adónde se están desviando armas letales.

LEER EL RESTO DE ESTA ENTRADA

Medidas enérgicas contra los refugiados de Birmania

La organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) informa que el gobierno de Bangladesh ha lanzado una ofensiva contra la comunidad de Rohingya en todo el distrito de Cox’s Bazar (ver mapa). El sitio de la represión es un campamento de refugiados en Kutupalong que no es reconocido por el gobierno de Bangladesh y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) tiene acceso limitado a la zona. Comunicado de prensa de MSF:

“Más de 6.000 personas han llegado al campamento improvisado en octubre, 2, 000 solo en el mes de enero”, dijo el coordinador general de MSF en Bangladesh Paul Critchley. “Las personas están entrando en un intenso e  insalubres parche de suelo, sin infraestructura de apoyo. Se les impide trabajar para mantenerse a sí mismos y no se permite la ayuda alimentaria. El número de personas aumenta cada día  y los recursos cada vez son más escasos, estamos muy preocupados por la profundización de la crisis”.

El gobierno de Myanmar (Amnistía Internacional requiere el uso del nombre reconoció de la ONU del  país conocido como Birmania) se niega a reconocer que los Rohingya son de Myanmar, dejándolos desnacionalizados.

MSF pide que ACNUR l aumente  la protección de estos Rohingya que buscan refugio en Bangladesh. Por el momento, sólo 28.000 de las aproximadamente 200.000 de los refugiados en Bangladesh son reconocidos como refugiados. El resultado, en un país ya superpoblado y pobre, es que los Rohingya están en un estado vulnerable. Grupos de derechos humanos han estado haciendo campaña sobre la situación de los Rohingyas por un número de años, pero los vecinos de Myanmar se han vuelto impacientes con la escala de la necesidad humanitaria. Pero como Médicos sin Fronteras pone en claro, la comunidad internacional debe apoyar al Gobierno de Bangladesh y ACNUR para adoptar medidas para garantizar la dignidad duradera de los Rohingya no registrados y el bienestar en Bangladesh.